Aclaraciones sobre la idea de ocupar (burocráticamente) el Congreso

Nos hemos quedado francamente sorprendidos por la repercusión que, en tan solo 24 horas, ha tenido la entrada de ayer sobre la entrega masiva de formularios de petición “Democracia 4.0” el #25S. Sobre todo, partiendo de la base de que éste no es un blog muy frecuentado y la difusión que se hizo no pasó de un puñado de tuits y algún post en facebook. Sencillamente, ha sido la idea la que se ha viralizado, compartiéndose a gran velocidad (25.000 visitas a la entrada en 24 horas).

Lo que nosotros planteábamos ayer es eso, una simple idea que nos surgió cuando algunas personas nos preguntaban sobre qué hacer el día 25 estando allí, valorando los posibles escenarios, la presencia policial o el número de gente que pudiera asistir a la convocatoria. Si la publicamos es porque, desde que surgió, ha tenido una gran aceptación, por peticiones expresas.

Ahora bien.

Nos han llegado algunas quejas sobre lo que proponemos y creemos conveniente hacer varias aclaraciones. Sobre el contenido en sí de Democracia 4.0 o valoraciones acerca de entregar peticiones el #25S no vamos a entrar. Respetamos profundamente que no se compartan, que no se vean o que no se aprueben por algunas o muchas personas. La propuesta es clara y no queremos, no hace falta, convencer a nadie.

Del mismo modo, nos parecería un error obviar la gran difusión, completamente espontánea, que ha tenido. Señal inequívoca de que ha entusiasmado a una gran multitud. Por ello, y porque consideramos internet y sus redes como asambleas abiertas, permanentes y deslocalizadas, creemos que no se debería despreciar o pasar por alto esta acción. O, al menos, que es completamente legítimo que cada un@ la siga o no en función de su propio juicio.

Por todo esto, queremos recalcar que no estamos lanzando una convocatoria “oficial”, ni mucho menos pretendemos torpedear o entorpecer el trabajo de los grupos que están organizando la cita del #25S. Nuestro máximo respeto y apoyo a su trabajo. Simplemente compartimos una posibilidad, como el que aporta su visión en una asamblea, pero colgándola en nuestro blog.

La base sobre la que nos asentamos es el puro y mero Derecho Positivo, nuestro Ordenamiento Jurídico, amén de la experiencia propia en la realización de acciones parecidas, con la obvia salvedad de la repercusión mediática y la cantidad de gente que se espera para el 25 de Septiembre. Lo que exponemos es una iniciativa que, con la Constitución, leyes y reglamentos en la mano, es teóricamente viable. Somos juristas y, por lo tanto, trabajamos y pensamos con y en las leyes. Cómo utilizarlas y sacarles el máximo partido para defender nuestros derechos.

No pretendemos por ello transmitir a la gente una falsa idea de infalibilidad. Si la entrada anterior la dio, pedimos disculpas. Y decimos esto porque hemos recibido alguna crítica por poder hacer creer que el portar un documento administrativo al Registro podía hacerles invulnerables a cualquier acción policial. Verán, la legislación les reconoce el derecho a hacerlo, pero no es indiferente a otros acontecimientos que se puedan dar ese día. Valoramos un escenario muy complejo, con muchos factores que pueden determinar resultados muy imprevisibles. Existe el riesgo de que el perímetro de seguridad que fijen las autoridades se aleje varios cientos de metros de la entrada al Registro, por ejemplo. ¿Qué puede pasar? Eso, sencillamente, no lo sabemos nosotros, ni los organizadores, ni los asistentes, ni la policía ni la subdelegación de gobierno.

Lo que expusimos ayer es, por tanto, una idea de cómo justificar jurídicamente la permanencia de muchas personas en las inmediaciones del Congreso. Una acción que, por su naturaleza, acaba con cualquier difamación acerca de lo violento del #25S, que rompe los esquemas preconcebidos del gobierno o de la prensa sensacionalista. Un “hackeo”. Y desde ese prisma es desde donde lo encontramos útil e interesante. En el trasfondo, la idea de reclamar una apertura del Congreso a la participación de toda la sociedad utilizando un auténtico Caballo de Troya jurídico.

Bajo ningún concepto lo consideramos temerario, o más temerario que la propia convocatoria del #25S. Todo lo contrario. Pensamos que reduce, aunque sea mínimamente, el riesgo de encontronazos con la policía. Que algunos lo entiendan y otros no, eso ya es pura casuística, imposible de determinar. De todas formas, es innegable que, de cara a los medios que asistan y a las imágenes que se tomen y difundan durante ese día, una secuencia de una persona explicándole a un policía que sólo quiere llevar a Registro una petición, y que si no puede entrar, por favor, que se la acerque él, tiene un efecto bastante positivo de cara a la narrativa del propio evento, a su impacto mediático y social.

Por último, reseñar que los autores de este blog consideran que toda idea y todo conocimiento es libre, aprehendible y modificable por todo el mundo. Hemos ofrecido una opción desde nuestra humilde condición de juristas y hacktivistas; ahora corresponde a cada un@ valorarla, secundarla o desecharla en función de su propio sentido común.

Anuncios